The IAT as a predictor of food choice: The case of fruits versus snacks

Authors:
Juliette Richetin, Marco Perugini, Andrew Prestwich, Rick O'Gorman
Published Online:
13 Aug 2008
DOI:
10.1080/00207590601067078
Pages:
166-173
Volume/Issue No:
Volume 42 Issue 3

Additional Options

Uno de los principales desafíos para tests de medidas implícitas como el Test de Asociación Implícita (TAI) es, si que éstos pueden ser aplicados éxitosamente en el campo de elecciones del consumidor. La evidencia empírica respecto de la validez predictiva del TAI ha sido evaluada de manera mixta, tanto en el área de los hábitos alimenticios como en el área de conductas específicas asociadas con la elección de alimentos. Mientras que la validez predictiva del TAI ha sido evaluada en numerosos estudios, el incremento de su validez no ha sido estudiado hasta la fecha. Los datos de cuatro estudios realizados en diferentes fechas fueron analizados en el presente trabajo como una muestra única (N = 399), con el objetivo de evaluar la validez predictiva y el incremento de la validez del TAI. A través del TAI se evaluaron las actitudes hacia las frutas versus bocadillos. Adicionalmente se evaluó al final de una sesión experimental, si es que estas actitudes influían sobre la elección de una fruta o de un bocadillo. Específicamente se evaluó la influencia de dos patrones actitudinales sobre la predicción de conductas de preferencia hacia bocadillos o frutas. Mientras que el primer patrón es denominado aditivo, debido a que las mediciones implícitas y explícitas predicen de manera independiente las conductas de preferencia; el segundo patrón es denominado interactivo, debido a que las mediciones implícitas y explícitas predicen de manera interactiva dichas conductas. Los resultados indican que tanto la validez predicitiva como el incremento de la validez del TAI se encuentran por encima de la predicción significativa obtenida por medio de mediciones explícitas de conductas de elección de alimentos. Por otro lado, no se observaron efectos interactivos entre las mediciones explícitas y implícitas de la conducta estudiada, lo cual apoya el modelo aditivo más que el modelo interactivo. Finalmente, sólo la actitud explícita hacía los bocadillos permite predecir la conducta de elección de éstos, mientras que las actitudes explícitas hacia las frutas no presentan esta característica. Estos resultados sugieren de manera indirecta que una versión focalizada del TAI podría contribuir de manera fructífera en investigaciones futuras.

© International Union of Psychological Science